domingo, septiembre 21, 2008

Huevos, castañas, apariencias y paradojas


Suele apelarse al parecido entre un huevo y una castaña como ejemplo supremo de ironía para demostrar su radical diferencia. Así, parecerse como un tal a una cual es, lo contrario… Y se equivocan, pues huevo y castaña son cáscara que guardan, vida. De reinos distintos, al decir clasificatorio, pero vida, de ave y vegetal… Y además resultan comestibles, los dos contenidos... Se parecen, entonces



Muestra de que vivimos en la república de la paradoja es el acto de intervención ‘socializante’ de la Administración de los Estados Unidos respecto de los ahora denominados “activos fallidos” y hasta hace bien poco llamados “vehículos de financiación”… En resumen, aquello que no vale ahora porque el mercado ya no cree en tal valor, lo compra el Estado (el de los E. U. A., por ahora) con el objetivo de intentar venderlo, cuando pueda, y en la medida que pueda, aportando mientras tanto circulante a las entidades que hasta ahora los poseían convencidas, y convenciendo, de tener riqueza, cuando en realidad tenían, poco más que un simple registro en virtual cuenta


Paradójico es, ya ustedes saben, que quienes hasta antes de ayer recitaba loas al libre mercado y su autorregulación nunca observada, ahora digan, o el Estado o el cielo… nosotros no tenemos solución. Es claro que la locura humana no ha llegado aun tan lejos, y en momentos, de interés, generalmente, se opte, aún confiando en Dios (como tienen escrito en el billete verde) por echar mano de las arcas públicas para ‘salvar’ aquello que vale menos (mucho menos) y hacer, a fuerza de recursos públicos, que valga, algo


En idéntica línea hemos conocido en España, en estos días pasados, que el señor que es presidente ahora de la asociación patronal mayoritaria, piensa que, en ocasiones, porque hay circunstancia que así lo recomiendan (léase, cuando interesa), el libre mercado se ha de ‘suspender’, actuando entonces nuestro santo padre Estado y nuestra venerable madre Administración, guardándonos (les) de sus ‘miserias’


La derecha política no se sonroja, o se sonroja poco, al ver el fracaso del ‘libre mercado’ ‘inflado’ a costa de supuestos crecientes constantes valores de las propiedades inmobiliarias. No se sonroja, sino que pide o toma de la caja pública, en acción de salvación sistémica. Y la izquierda socialdemócrata, tampoco se sonroja. Antes bien, se pone casi roja afirmando que el libre mercado no es cuestionable, ni ahora ni nunca, amen. Poniendo el mundo, de las ideas político económicas, al revés… Paradoja



Entre tanto… ¿Qué hay del ser?


Qué hay de cómo nos sentimos… De cómo damos a nuestras emociones salida… De cómo vivimos (con qué nivel de tensión y frustración o impotencia)…


¿Qué hay de la integridad y del disfrute con plenitud? (No se trata de sexo, aunque también)... ¿Qué hay del disfrutar la vida, tal cual?... ¿Qué hay del amor sin condiciones?...


¿Qué hay de la paz?...


¿Es posible la felicidad sin centros comerciales?... Y sin propiedades muebles o inmuebles... ¿es posible?


¿Es posible vivir sin Mercado?...


¿Y sin Estado?...



Tener y hacer… Hacer para tener y tener para hacer… No importa si ser o no ser. Nos olvidamos de nosotros mismos, queriendo tener y queriendo hacer… Nos olvidamos de nosotros y, peor aún, olvidamos a los demás… Culpándoles, tantas veces, de nuestros activos devaluados, a fuerza de no usarlos, sobre todo del activo amor… Culpando, de lo que sea que nos venga bien… De la “avalancha de la inmigración” o de “lo mal que me tratas y lo poco que me quieres”… Culpando siempre, no importa sea individual o colectivamente… Por no ser o querer ser… Por sólo tener, aunque, se aprende, haya que hacer para tener y, obvio… teniendo podemos hacer (también se enseña)


El capitalismo ha vuelto a fracasar, no es capaz de regularse solo el mercado, o de serlo, requiere tanto tiempo y tales costes, que resulta insoportable (la seguridad nacional, y cosas así, andan siempre considerando los costes sociales, y no es para menos)… El sistema (modelo) no es sostenible consumiendo recursos (limitados) constantemente como si nada pasara (como si la fuente nunca se agotara)…


Tener para hacer y hacer para tener no nos hace felices a los humanos. Se sabe que la depresión (mal existencial) es enfermedad de nuestra era en nuestro entorno desarrollado (los pobres no pueden deprimirse fácilmente)…



Un huevo y una castaña, se parecen… Guardianes cáscaras de vida en desarrollo o a desarrollar… La felicidad de ser, y el mercado y el capitalismo y el tener y el hacer… Son como una hormiga y un robot…


La apariencia nos gana y nos gobierna, pues con ella nos contentamos, sin adentrarnos, sin vincularnos, sin ser… Apariencia que nos hacen dudar de la igualdad de un huevo y una castaña. Apariencia de mercados autorregulables y siempre alcistas. Apariencia de felicidad teniendo (cosas y casos)… Apariencia de que el ser se hace o de que al hacer somos… Sin fijarnos en que somos (soy)… sin tener y sin hacer, y que el ser, es aquello más valioso que tenemos, además a coste cero… Paradoja, otra vez.





la foto es de KarmaKiller


7 comentarios:

Corpi dijo...

Caramba don Benito, me alegro de poder leerle otra vez. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dice: el capitalismo ha muerto, o mejor dicho: le ha aparecido una enfermedad que lo puede matar, y si muere como el comunismo,¿qué vendrá? ¿el anarquismo? Dios nos libre.
Una propuesta: la felicidad es sentarse frente al mar en ese lugar que hay fotografiado en la cabecera de su blog.
Un saludo

benito_reyes_vega dijo...

Cierto, amigo Corpi... En situación así, frente a la mar salada, incluso dentro de ella de vez en cuando... felicidad hay, sí...

En cuanto a la muerte del capitalismo... Lenta la percibo, no obstante segura, y en esa lentitud, agónica casi, tengo la desagradable sensación de que ocurrirán cosas, también desagradables... Como ya en otros momentos ha ocurrido...

Claro, que si sigo escribiendo, resultará muy clara mi 'visión catastrofista'... optimista, sí... pero basada en el puñetero 'realismo' que, si queremos ver, se observa en todo rincón y en casi todo grupo. Así que... mejor dejo los dedos quietos... y te agradezco la visita, siempre agradable.

Salud

Una azul más dijo...

Hola Benito, te leo hace tiempo y hoy también. Me ha encantado tu reflexión ¿Te imaginas un mundo en el que todo sea y no parezca ser? MMmmmmmmmmmmmmmm qué maravilla. Para empezar a desmontar este artificio que mantenemos como forma patentada, alienante, cosificada y vacía de vida voto por un mundo en el que las emociones tengan como dices esa salida y puedan ser sin el miedo a parecer; por ser carajos, por ser, por ser humanos sin más y de manera consciente, a ver cuantas historias empiezan a cambiar, poder del mercado incluido... Saludos!!!

benito_reyes_vega dijo...

Gracias, una azul más, por leerme, también esta entrada... Tiene la cosa del blog, a veces, estas alegrías, que son también cierto honor... que le lean a uno (a mi, ahora)

... Yo sí que imagino un mundo así, aunque tenga certeza de las dificultades. Pero lo imagino, entre otras cosas, porque al hacerlo siento que puedo transmitir, al menos, parte de ese sueño, y, ojalá, sirva para despertar ganas de soñar en otra gente. En cualquier caso no olvido que un solo post permita describir la complejidad de nuestra existencia emocional (psíquica) y social, con dificultades, muchas, por tanto con pérdida de aspectos o matices, pues no son sencillas las cosas, aunque (paradoja) lo sean... en apariencia, al menos...

No obstante... Todo cambia. Y en la 'lotería' de la vida, algún día, nos tocará ganar a quienes vemos con cristales de utopía... Todo es seguir apostando por el número ese, cual sea... y por mantener las 'gafas' puestas.

Saludos

Hannah dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo... ¡en tantas cosas! Para mi es también un placer leerte.
Un abrazo
Hannah

Mª Gemma dijo...

Benito me agrada volver a leer tus artículos y opiniones...
Al igual que tu me imagino un mundo así... ¿llegaremos a verlo?... muchas dudas y desesperanza... pero no será por intentarlo...

Es vergonzoso que los pobres salven a los ricos... que poco se acuerdan los ricos de aportar sus ganancias a los pobres cuando tienen grandes beneficios... que no tienen porque acordarse sino quieren... pero luego no deberían pedir sopitas al "papa estado" que no nos olvidemos lo somos todos...

Que se haya quitado el impuesto de patrimonio... dice mucho... no creo que se hubiera atrevido a hacerlo otro gobierno… O ¿Lo deberíamos llamar ayuda social?

La muerte del capitalismo será lenta y muy agónica... mas para unos que para otros... e inventaran otro nombre... lo triste, muy triste es lo que aun queda por llegar... y no es catastrofismo es pura realidad...

Un abrazo

benito_reyes_vega dijo...

Gracias Hannah y Mª Gemma por los comentarios y saludos.

'La tormenta' además de no amainar se incrementa, y con ella las contradicciones. Pero aquí seguimos, que no es poco decir.

saludo a tod@s